Bienvenidos y Bienvenidas...

El Nuevo Pensamiento te da la más cordial bienvenida a este blog interactivo, donde colocaremos las cartas a los grupos, los temas de la Escuela Virtual del Nuevo Pensamiento, referencias Bibliográficas de los Maestros que guían nuestras vidas... en fin, es un espacio para leer, meditar, reflexionar, sobre la trascendencia...

Nuestra página: www.nuevopensamiento.com

sábado, 21 de marzo de 2009

Reflexiona sobre esto

CARTA A LOS GRUPOS
Mes de Aries 2009
REFLEXIONA SOBRE ESTO

Iniciemos este tiempo que marca el comienzo del  año solar reflexionando profundamente en el significado de estos turbulentos tiempos que vivimos y nuestra participación, como almas conscientes encarnadas, en el desarrollo de los acontecimientos que ciertamente marcarán nuestro futuro. Quiero compartir con ustedes las palabras de nuestro querido Maestro K.P. Kumar ofrecidas como su mensaje al inicio del año solar. Busca en ella la luz que la Jerarquía nos ofrece y, como dice el Maestro D.K., “reflexiona sobre esto”.

“Desde el año de la Tolerancia nos movemos al año de la Enemistad en el año 2009-2010. Cuando el Sol entre en Aries, nos trasladaremos al año de la Enemistad. Resulta raro que según el calendario Védico a este año se le llame el año de la Enemistad. El nombre de este año en sánscrito es “Viroodhi”, que significa Enemistad.

Los acontecimientos mundiales podrían estar fraguándose con las energías de la enemistad, y éstas podrían llegar a expresarse o a neutralizarse según la aptitud de la humanidad. Según el calendario maya, los años 2009-2010, 2010-2011 y 2011-2012 también se ven como años de catástrofes. Podría estimularse el instinto que lleva a la guerra, que existe aún en algunos focos de la humanidad. Sustancialmente, la humanidad demanda la paz, pero hay todavía un pequeño porcentaje de humanidad que está poseído por la pasada energía de la guerra, el poder y la supremacía. Hasta que no se quemen estas tres semillas (guerra, poder, supremacía), existe la posibilidad de la guerra.

La guerra no es sino una expresión de enemistades sostenidas en el lado subjetivo de los centros de poder. De tiempo en tiempo la guerra se precipita provocando pérdidas humanas y pérdida de aquello que se ha construido durante años. Todo esto necesita ser neutralizado mediante el esfuerzo colectivo de aquellos que tienen la capacidad de trabajar en el lado subjetivo/sutil de la humanidad. El Gobierno Interno del Mundo dirigido por la Jerarquía está trabajando. Los Nuevos Grupos de Servidores del Mundo deben ser canales para la manifestación de una neutralización subjetiva, que ayudaría a conseguir una paz duradera.

Sólo pueden ser de ayuda aquellos discípulos y trabajadores grupales que han neutralizado en ellos el instinto de pelear. La Jerarquía concibió hace seis décadas el entrenamiento de los nuevos grupos, y los grupos se han estado preparando para conseguir paz interior con la ayuda del sendero óctuple del yoga y de las prácticas ocultas correspondientes. La mentalidad de contienda que surge de la enemistad existe en pequeña medida en el nivel individual, y se expresa como conflicto y malestar en los grupos. Se espera que los grupos sean instrumentos efectivos para la manifestación de las energías subjetivas, que sean vehículos de la energía jerárquica para manifestar la paz en la humanidad. La aptitud de estos grupos se pondrá a prueba en los tres años venideros.

La Paz es el resultado de la inofensividad. La inofensividad ha sido la enseñanza fundamental de todas las religiones. La inofensividad es la técnica que puede neutralizar todo conflicto y malestar y manifestar paz. Ahora necesitamos ver cómo maneja la humanidad esta cualidad Divina. Hace dos mil años Jesucristo lo demostró. Hace setenta y dos años Mahatma Gandhi lo demostró. La inofensividad lleva en sí el poder del amor, que es el antídoto de la energía del poder. La inofensividad ha necesitado ingredientes de igualdad que neutralizan la supremacía.

La sabiduría afirma que deberíamos darle la vuelta a la energía marciana para conquistar al enemigo que llevamos dentro. Esto nos llevaría a la transformación y a la trascendencia. Que Marte, el soberano de la Guerra , sea dirigido de forma apropiada. “¡Enemigos! Tengan cuidado de ustedes mismos”, dice el Maestro de Síntesis.

También les comparto su mensaje de Aries.

Aries, el más sublime signo que marca la inauguración del nuevo año solar, es el signo solar con mayor potencial. Cuando el Sol transita por Aries, uno puede encontrar este potencial que surge desde el interior. Aries constituye la semilla del año, mientras que los once meses siguientes constituyen su crecimiento, su fructificación, y culmina en la semilla del año siguiente. El potencial de crecer procede de Aries. Desde las hojas de las hierbas hasta la gran creación, todo crece con la Voluntad potencial. A nivel planetario esta Voluntad está representada por Marte.

El crecimiento es de dos tipos: la voluntad de crecer por dentro y la voluntad de crecer por fuera. El Yoga recomienda el crecimiento interno y externo simultáneo, que va a permitir la longevidad y la continuidad. Un árbol que crece con raíces más profundas resiste vientos y vendavales. El árbol que crece sin estas raíces es susceptible de caer. Los reinos que han crecido excesivamente en la objetividad, sin crecimiento subjetivo, han caído.

Cuando el hombre está centrado en su ego, construye en la objetividad sin los cimientos subjetivos adecuados. Estos sufren de mortalidad. Cuando el hombre está centrado en el alma, él y su actividad permanecen inmortales preparando el terreno para que otros puedan progresar. Las vidas de los grandes iniciados son auténticos ejemplos del crecimiento interno y externo. Se destacan como compañeros de luz que guían a la humanidad a través de los ciclos del tiempo. Tales son los Maestros, auténticos líderes de la humanidad. Los líderes auto centrados no son sino pigmeos que vienen y van exhibiendo su egoísmo.

Que el poder de Marte nos guíe para combatir al ejército del ego dentro de nosotros. Los asistentes principales del ego son el deseo, el enfado, el espejismo, la aversión, los celos, el orgullo y el prejuicio. Necesitan ser vencidos por el ejército del alma, a saber: la buena voluntad, el amor en acción, y la utilización inteligente de todos los recursos en beneficio de los demás. Que los miembros del grupo vuelvan a dedicarse al objetivo de permanecer en el alma. De lo contrario, serán barridos por las corrientes del tiempo.”
K.P.Kumar

Y como nuestro último punto de reflexión les ofrezco la vivencia que nuestro querido hermano dominicano, Humberto Machado (Profe) ha compartido con nosotros, deseándoles a todos una experiencia similar en el profundo contacto con el alma.

Como casi todas las tardes luego de hacer  "algo" en mi jardín, salí a correr. Llegué al destino que me había propuesto (un estacionamiento en algún punto de la ciudad). Tomé una inspiración profunda para recuperar el aliento y serré los ojos. Al abrirlos tenia de frente al Sol, serian  entre las 4:30 o 5:00 de la tarde. El Astro Rey me quedaba a la altura de los ojos. Allí permanecí por un instante, contemplando su impresionante belleza, inmóvil (el Padre Sol produce ese efecto inmovilizante en mi). Sentí sus rayos de Luz acariciar mi cuerpo y lentamente penetrarme, profundo, muy profundo. Y sentí que su Luz llegó hasta mi ADN y  a su contacto extrajo de allí uno o mas "links" , aquellos que en la biología, o  cualquiera que sea la ciencia que estudia esto, se conocen como "caracteres adquiridos" (creo que Darwin habla de eso en la teoría de la evolución). Esos "links" fueron reemplazados con "programas" de Luz que de pronto me hicieron recordar mi origen Divino, mi esencia solar. De pronto pensé, si mi divina realidad es el Ángel Solar y yo soy su expresión, realmente yo soy un Ser Solar. La experiencia me hizo "recordar". Me di cuenta que esta transformación fluía a través de mí para todos mis hermanos de raza. ¿Qué otro propósito podía tener?

Allí  permanecí un buen rato sintiendo ese proceso transformativo llegando a todos, fluyendo libremente hacia toda la Humanidad y recordé y en  voz alta hice esta afirmación que claramente vino a mi memoria "Yo Soy vivo, despierto, alerta y activo, en mi mente, cuerpo, mundo de sentimientos y asuntos, y Yo acepto la unión mística de mi conciencia con la del Cristo Cósmico" (gracias Lucy). 

Desde el Triangulo Sagrado Saint Germain, Morya, Serapis Bey, con mucho Amor, Yo Soy Profe.profa7@hotmail.com

Que en este nuevo año solar podamos, como Profe, recuperar la memoria de nuestro origen divino y vislumbrar  nuestro destino de luz; y al hacerlo transformemos el mundo que nos rodea. Es nuestro más ferviente deseo para todos.

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

sábado, 21 de febrero de 2009

Ama a tus enemigos

CARTA A LOS GRUPOS
mes de Piscis 2009

AMA A TUS ENEMIGOS

Nuestra civilización se estremece por innumerables crisis y uno se pregunta – ¿Qué nos está pasando? – Más allá de los razonamientos que tienen que ver con la economía, con la política, con los acontecimientos que vemos en los medios de comunicación, quiero compartir con ustedes unas causas aún más profundas que por sutil, pasan inadvertidas.

En el proceso evolutivo, cuando el alma humana en su largo peregrinar comienza a reconocer su verdadera identidad, se produce un viraje, se toma una nueva dirección que lo cambia todo. Como cuando se va descendiendo y de pronto se comienza a ascender. Todo se percibe diferente. La conciencia se expande y comienza a reconocer el todo mayor del cual forma parte. Es el paso de la conciencia individual a la conciencia colectiva.

En la conciencia individual, todo gira alrededor del interés personal. La meta es tener y esto se logra por medio del hacer, utilizando la voluntad y la actividad inteligente. Se actúa, se hacen cosas y el éxito se mide por los logros alcanzados. Es la característica principal de nuestra civilización. Es el camino de la actividad inteligente, del hacer, del realizar.

Vivimos tiempos especiales, profetizados, esperados. Hablamos de  un nuevo tiempo, de una Nueva Era, y creo que muchos pensaron que este nuevo tiempo iba a ser la culminación, la gloria de la civilización que nos ha traído hasta aquí sin darnos cuenta que este nuevo tiempo, es nuevo y requiere una nueva conciencia, un nuevo pensamiento y una nueva dirección. Este nuevo tiempo que muchos llaman la Edad Dorada marca la transformación más grande que la humanidad ha tenido desde su aparición en el planeta hace millones de años. El Maestro Djwahl Khul cuenta que en la antigua Lemuria el hombre animal fue fecundado por el principio pensante con la llegada de los Ángeles Solares, proceso llamado de individualización porque produjo al individuo que reconociéndose a sí mismo pudo decir “yo soy”. Llegará el momento – dice – en  que el Ángel Solar, el Alma, vuelva a fecundar al ser humano, pero esta vez no será con el principio mente sino con el principio amor y entonces aparecerá esa nueva conciencia que él llamó   “Conciencia Grupal”. Creo que estamos viviendo ese tiempo. Un tiempo de profundos cambios que hacen estremecer las bases mismas de nuestra civilización basada en el individualismo.  Pienso que el Maestro Jesús nos vino a preparar, nos dio la Ley “Ama a tu prójimo como a ti mismo” y al enseñarnos a orar nos dio la clave: “Padre Nuestro” – todos somos hijos de Dios y añadió – “venga a nosotros tu Reino” – que se manifieste, aquí en esta Tierra, para todos. La conciencia del hombre, como Hijo de Dios, es la única capaz de crear la nueva civilización que todos esperamos, que el Maestro llamó el reino de los cielos en la Tierra.

Nosotros somos chispas o gotas del Alma Universal que se gestó cuando, en el principio de los tiempos, el Padre (el Espíritu) miró a la Madre ( la Sustancia ) y la amó; la Madre miró al Padre y lo amó y entre los dos se gestó un espacio magnético, producto de ese amor. Ese Espacio de profunda neutralidad, lleno de significado, de conciencia, es el Alma Universal, el Hijo. El Hijo hereda la Voluntad de su Padre y la Inteligencia de su Madre pero su Naturaleza es el Amor. Por medio de ese Amor se hizo todo cuanto existe. Ese Amor expresa la Síntesis de la Vida y es el trasfondo de todo lo que existe en nuestro Universo.

El nacimiento de esta nueva conciencia en cada uno de nosotros requiere que seamos capaces de crear en nuestra conciencia individual un espacio como el que se formó entre el Padre y la Madre , de profunda neutralidad capaz de unir los Grandes Opuestos de la Creación. Eso es amar como ama Dios, sin discriminar, como el sol que da su luz y su calor a todos por igual. Y para ello es necesario que podamos permanecer en ese bendito trasfondo de nuestro ser, que es la Seidad , el Yo Soy. Porque solo siendo lo que somos, una gota de ese espacio de profunda neutralidad, podemos entrar gloriosos al Nuevo Tiempo. De lo contrario, tratando de buscar soluciones ahondamos cada día más el sendero de individualización y toda su problemática y el nuevo tiempo requiere que iniciemos el sendero de la fraternidad, de la conciencia colectiva, del amor – uniendo, sintetizando, amando, sintiendo a cada ser humano como un hermano porque todos somos gotas de una misma fuente, y en la fuente somos Uno.

Mi sincero pensar es que ante los conflictos que vemos día a día busquemos crear un espacio de profunda neutralidad en nuestra conciencia capaz de sintetizar por sola presencia. No es luchar en contra de nada, es hacer el bien. El Amor es así. El de los verdaderos amadores, como el Cristo, es así. “Ama a tu enemigo” nos dijo el Maestro del Amor y recién me doy cuenta que solo amando al enemigo lo puedo transformar. Un enemigo solo se elimina cuando lo convierto en un amigo. Si lo mato, si busco eliminarlo, produzco muchos más. Cuando respondo con más de lo mismo, termino agrandando el mal. Por eso es que las guerras nunca han solucionado nada, las soluciones, cuando aparecieron siempre surgieron en la mesa de negociaciones, siempre.

Es probable que pienses que ha habido guerras muy justificadas que nos alejaron de un mal mayor como la segunda guerra mundial, pero hoy, debido al tiempo que vivimos, hoy no es posible justificar la guerra. Se cumplen los tiempos, que es otra forma de decir, se acabaron los tiempos en los que la humanidad podía responder fuera de la Ley del Amor que marca la naturaleza del trasfondo de este Universo de Segundo Rayo. Porque entramos en un nuevo tiempo y hemos tenido dos mil años para aprender la enseñanza del Maestro Jesús como preparación para este tiempo – hoy no es posible.

Pero no sólo hablo de la guerra o las guerras que en este momento se liberan en varios lugares del planeta. Te hablo de la actitud de todos los días, de los juicios, las intenciones, de cómo nos tratamos los unos a los otros. En estos tiempos la Ley del Universo nos pide cambiar la dirección, buscar adentro y desde el Alma reconocer la profunda Verdad de que somos gotas de una misma Fuente, Hijos de Dios, hermanos. Es destapar el manantial de amor que está oculto en la naturaleza de todos; ese Amor que nos dará la percepción necesaria para solucionar los problemas de la existencia.

La aparición de esta nueva conciencia es una cuestión de supervivencia, porque ya el modelo de civilización que ahora tenemos se agotó, ya dio sus frutos y comienza su fase destructora o de muerte. El mal de hoy es el bien que ya debimos haber trascendido. Ese bien de ayer, que a su tiempo nos sirvió, hoy nos está matando. Ya no podemos seguir con el individualismo, el materialismo, el consu-mismo, la búsqueda de la satisfacción personal, las guerras como método de solución de conflictos, el triunfo del más fuerte. Ya no. No es el tiempo. Ve a tu interior, la puerta está abierta, busca tu zona neutra, busca al Hijo Divino dentro de ti, al Ungido, al Salvador, al Amador. Búscalo, llámalo, invócalo. Y reconócete en su Luz, en su Paz, en su Amor.

Busquemos la fuerza en la oración y digamos juntos: “OH Señor de Vida y Amor  conmueve una vez más mi corazón con tu amor, para que yo también pueda amar y dar.”

Que el amor reine en nuestras vidas,

Carmen Santiago G. - fdnpcaracas@yahoo.es

domingo, 26 de octubre de 2008

El Movimiento de la Vida

CARTA A LOS GRUPOS
Mes de Escorpio

EL MOVIMIENTO DE LA VIDA

El Universo es un conglomerado de energías que de acuerdo a los patrones de la Inteligencia Divina se ordenan para crear todo lo que vemos. La  Creación es la Madre Divina , su cualidad sobresaliente es la Actividad Inteligente y su poder de Adaptabilidad que va creando todas las formas que conocemos. Vivimos en un Océano Cósmico de contenido inteligente que se expresa como un Universo.

Si el Orden es intrínseco a la constitución de la vida, es fácil deducir que no puede existir nada fuera de la LEY y el ORDEN. Una Ley, según afirma el Maestro D.K. es  el impulso espiritual, o el incentivo y manifestación de la vida de ese Ser en el cual uno vive y uno se mueve.  Es la energía que nos impele hacia una gloriosa meta.

Existen tres grandes Leyes Cósmicas que rigen nuestro sistema solar.  La Ley de Economía, la Ley de Atracción y la Ley de Síntesis. La Ley de Economía rige la materia, la de Atracción el Alma y la de Síntesis el Espíritu.

Cada una de estas Leyes tiene un movimiento característico:

La Ley de Economía – movimiento de rotación
La Ley de Atracción – movimiento cíclico espiral
La Ley de Síntesis – progresión a través del espacio

La Ley de Economía es la herramienta con la que el Gran Arquitecto del Universo modela la materia. Rige todas sus manifestaciones, específicamente en su distribución, la vibración de los átomos, la adaptación y el aspecto calor de la materia.

“Dios es el que sirve” dijo una vez Gabriela Mistral. La actividad de lo divino se expresa como servicio en todas sus manifes-taciones. La naturaleza lo expresa a cada instante. ¿Puedes imaginar servicio más grande que el que el Sol nos da? ... servicio que no tenemos que pagar... es gratis. Cada día la vida nos regala un día nuevo, no hay días usados; el aire que respiramos también es gratis y si sigues en esta línea de pensamiento descubrirás que Dios es, sin lugar a dudas, El que sirve...

Cuando el ser humano se salió de esta Ley Universal, y comenzó a  buscar retribución y ganancia, esto es, recibir más de lo que se da... la Ley de Economía lo condicionó al karma, lo amarró a la causa y el efecto. Y así, condicionados por la Ley de Economía nos movemos en círculos y, como el burro de la noria que da vueltas sin cesar en el mismo lugar, damos vueltas y vueltas por las mismas circunstancias, quien sabe con diferente apariencia, pero siempre el mismo drama, la misma historia. Para un electrón, dar vueltas alrededor del átomo es fantástico, de esta manera, se sostiene la creación, pero para un ser humano es terrible, es trágico... ¿Acaso la historia de la humanidad no es la repetición de los mismos errores cometidos una y otra vez? Las mismas traiciones, los mismos rencores, las mismas pasiones.... Después de la tormenta viene la calma, pero después de la calma, nuevamente la tormenta. ¿Hasta cuando?

Damos vueltas por el mismo lugar hasta que el Alma comienza a influir a la personalidad  y el otro movimiento, el cíclico espiral de la Ley de Atracción se empieza a sentir en nuestras vidas. Entonces nos repetimos, pero cada vez, en una vuelta más alta de la espiral. Esta Ley rige nuestras vidas hasta el día en que empezamos a tener contacto con la Mónada. Su energía hace que el movimiento de progresión incida en el movimiento en espiral, aligerándolo, y cuando la Mónada , el Espíritu Divino impregne toda la personalidad y la convierta en eso que el Maestro D.K. llama “una personalidad monádica”, podremos ascender, sin dar vueltas, como un rayo de luz por el espacio.  

Este proceso toma una serie de encarnaciones, pero la pregunta que nos tenemos que hacer tiene que ver con el momento histórico que vivimos. ¿Cómo romper el acondicionamiento de la Ley de Economía que nos amarra a la rueda del karma?

Y la respuesta es el SERVICIO realizado en pleno olvido de uno mismo.

Cuando el servicio se hace en pleno olvido de uno mismo, pasamos del polo negativo, receptivo, al polo positivo, emisor. Invertimos la dirección de la energía, y esta nueva dirección nos libera de la repetición. 

Se ha dicho siempre que el triángulo del discípulo espiritual es el estudio, la meditación y el servicio. De estos tres, el servicio es la herramienta perfecta para liberarnos del karma. Porque aunque estudiemos las Escrituras, meditemos horas y horas pero no servimos a los demás, permanecemos en el mismo lugar condicionados por el movimiento de rotación, la Ley de Economía, el Karma, Saturno...

Servir hasta olvidarnos de nosotros mismos... ¿de quién en verdad nos olvidamos? De la pequeña persona, que vive buscando retribución física, emocional y mental y cuando logramos borrar a la pequeña persona surge, de repente, la real Persona, el alma, la conciencia solar, y todo, todo, todo se torna distinto. Porque empezamos a ver la vida con los ojos del alma, y como lo igual atrae lo igual, nos conectamos con el alma de todas las cosas. Cuando miramos una rosa, por ejemplo,   percibimos su alma y esa rosa se devela en mil formas, colores y aromas. Y así con todas las cosas; entonces la creación se hace más esplendorosa. Y cuando vemos a un ser humano y a través de sus ojos percibimos su alma, todo cambia porque cuando el alma se mira a sí misma en otro ser, el amor surge natural, como un manantial.

Tenemos que concentrar esfuerzos en cultivar la actitud del servicio. Preguntarnos constantemente: ¿a quién sirvo? Si me estoy sirviendo a mí mismo, reconozco que soy esclavo del peor tirano que el ser humano jamás encontró: su propio egoísmo.

Al trabajar, trabaja para ofrecer un servicio a la sociedad, no por la paga. La paga vendrá, pero si es tu móvil, te ata a la ley de la materia y al karma. Por lo tanto:

ü      Come para alimentar a los elementales de tu cuerpo
ü      Medita para llenar de luz el mundo
ü      Reza en bien de todos, no hagas oraciones personales
ü      No domines a nadie
ü      Coopera en todo lo que puedas
ü      Busca dar siempre más de lo que recibes.
ü      No tengas deudas con nadie.
ü      Honra a quienes te trajeron a esta encarnación, tus padres.
ü      Cuida a las plantas que tanto te dan, lo mismo a los animales y al reino mineral. Si contaminas entras en deuda con el planeta.
ü      Honra a tu Instructor Espiritual practicando su enseñanza.

Cuando hayas desarrollado en abundancia la energía del servicio en tu vida, esta misma energía tocará las puertas del Ashram del Maestro que se abrirán por la energía del servicio realizado.

Entonces te regirá la ley de atracción, que es la Ley del Alma a través de la cual te llegarán las primeras influencias de la Ley de Síntesis, la Ley de Espíritu. La tendencia a la síntesis existe en toda la naturaleza, en toda conciencia y en la vida misma.  Es el trasfondo de la creación.

Para que la vida en la materia sea armoniosa, hay que dejar que la Unidad penetre la diversidad y la ordene, le de un norte, una dirección y la coloque bajo la influencia de la Ley de Atracción. Cuando rige la Ley de Atracción, vamos ascendiendo con cada vuelta. Repetimos circunstancias pero las vivimos a otro nivel y vamos ascendiendo. Cuando se interrumpe el flujo de la ley de síntesis, la vida es administrada por el egoísmo y la codicia y queda bajo la Ley de la materia con todo el karma correspondiente.

Pregúntate a cada instante: ¿Cuál es mi Ley?, hasta que descubras en ti la Ley del Alma. Y convertido en imán de amor y de luz te acerques al Espíritu que mora en ti y la Ley de Síntesis guíe tu vida y la dirija. Entonces como el Gran Imán, el Cristo viviente, puedas decir: “Mi Padre y Yo somos Uno”.

Es mi m´s ferviente deseo para ti.

 

Carmen Santiago

domingo, 11 de mayo de 1997

La Creación Sin Fin


CARTA A LOS GRUPOS
No. 5-97

LA CREACIÓN SIN FIN
Queridos hermanos :
La creación es la historia del amor de Dios. No tiene principio ni fin. Es el Amor manifestado como espacio, como Cosmos, como miríadas de vidas que aparecen bajo el impulso del Gran Aliento Divino.

Creación no significa la aparición de nuevas especies o formas de vida, creación es movimiento, es la vida misma omnipresente en los infinitos planos de la Naturaleza.

Ningún objeto, ninguna criatura, ningún ser, es el producto acabado de la naturaleza. Un universo, un sistema solar, un planeta, un hombre y un átomo son apariciones temporales de la vida en movimiento. Más que cosas somos actos de la vida. La vida no es algo hecho, es algo actuado, siluetas de energía, combinaciones de luz y sombras; luz como energía libre y sombra como energía condensada, o lo que llamamos materia.

La Creación es la danza eterna de la vida y todo lo que podamos filosofar sobre el misterio del verbo creador tiene su analogía en el sonido, en el color y en la forma, que son vibraciones, son número de los no número, son la UNIDAD vibrando como diversidad

El espacio es el concepto abstracto más difícil de manejar por la mente poco familiarizada con el mundo espiritual. Imaginar el espacio se hace imposible para la función lineal y binaria de la mente acostumbrada a relacionarse solamente con los objetos materiales y el mundo de lo nombrado. El ejercicio de la meditación crea condiciones vibratorias en las estructuras del cerebro etérico y en el cuerpo mental que hacen posible saltar el denso muro que nos separa de la realidad espiritual, del mundo de Luz.

El espacio como entidad cósmica femenina es la matriz o velo en el que se envuelve el Infinito Ser, el Dios de Luz y de Amor, Creador del cielo y de la tierra y de todos los universos posibles.

A través de la religión católica se nos representa el Espacio como María, Madre de Dios, símbolo e imagen que nos ha servido para amar lo que la mente no puede alcanzar. Siempre utilizaremos algún símbolo que en su silencio expresa aquello que se encuentra al otro lado del muro mental. La Virgen María representa el mar de materia, la Matriz Universal, el Maya Cósmico, el Gran Femenino, el intermediario del Dios de la Luz. Ella, la María Cósmica, lleva en su vientre las galaxias, los soles, los planetas, las humanidades y todas la criaturas. Su vientre contiene toda la creación. Por esta razón se le llama la Madre Intermediaria y Salvadora que ruega por sus hijos.

La física moderna nos enseña que cada átomo es 99% vacío. Esto es una verdad a medias, porque el vacío no existe y eso que parece vacío en el átomo es el espíritu-luz, la inteligencia organizadora de todo lo manifestado. Estas investigaciones científicas están encaminadas a descubrir la vida misma en su esencia, la luz inteligente que organiza cada arquetipo fecundando su forma.

María, como vientre universal, como intermediaria, que unida a la luz manifiesta los arquetipos de la creación, también se expresa en el microcosmos, en el vientre mismo de un átomo. La ciencia ha descubierto lo que ella llama agujeros negros y nos dice que estos agujeros negros sirven como manifestación para nuevos universos o lo que llaman universos bebés. Todo este conocimiento es aún muy reciente, pero sin dudas nos conducirá a comprensiones mayores, donde la humanidad descubrirá su grandeza y semejanza con Dios.

Vivimos en el vientre de María y es muy posible que toda la densidad de nuestro planeta y su ubicación en el cosmos estén relacionados con una puerta que es como un cuello de un útero cósmico. La humanidad ha encarnado en el vientre de María con la misión de abrir esa puerta para gloria del universo. Las señales indican que estamos rompiendo unas membranas para ver el rostro del Ser que nos ha engendrado. Quizás la misma Virgen esté pariendo un hijo de Dios, del que Cristo fue un arquetipo, que descendió a la Tierra fundiendo su sangre con la humanidad para una nueva alianza. El mismo Cristo nos lo anunció diciendo “COSAS MÁS GRANDES QUE ÉSTAS HARÁN USTEDES”, porque somos herederos de la Luz.

Einstein, ya en la última etapa de su vida, sostenía que cuando el ser humano llegara a utilizar todo el potencial energético contenido en las neuronas de su cerebro, no tendría necesidad de un cuerpo físico, pues sería energía pura esparcida en el continuo espacio-tiempo, siendo entonces conciencia desmaterializada que es una con el todo. Esto nos hace suponer que, quizás, Einstein conocía la forma en que un Maestro existe en el plano mental.
Muchos de los científicos modernos auguran que la humanidad sufrirá un gran estremecimiento al ex-pandir su visión del mundo y de la vida porque la manifestación de la energía y la gravedad no son más que estados de conciencia.
Nos encontramos cruzando el umbral que nos llevará a una transformación muy grande. Estamos rompiendo el velo de la ilusión, estamos a punto de ser paridos a otro mundo. Se nos está dando a luz y tenemos que esforzarnos por nacer. Lo desconocido nos asusta pero la vida siempre nos empuja hacia lo nuevo.

Meditemos todos unidos en cada plenilunio, tomando conciencia del nuevo mundo al que la humanidad tendrá acceso consciente. Los sacerdotes de la ciencia están ejecutando el gran rito en donde Dios nos está dando licencia para crear y la Madre Divina, ruega por nosotros en esta hora, para que todos nos amemos y podamos nacer sanos y salvos al nuevo mundo.

Leonardo Díaz

lunes, 1 de abril de 1996

Ecología Espiritual


1ro. de Abril de 1996
CARTA A LOS GRUPOS
No. 4-96

LA ECOLOGÍA ESPIRITUAL

Queridos hermanos:

Para poder vivir es necesario un ambiente que tenga la capacidad de contener la vida. La Madre Tierra nos ofrece el entorno necesario para que nuestra vida biológica se desarrolle normalmente. Es conmovedor ver una de esas películas tomadas por los Astronautas de la NASA en donde podemos apreciar nuestro bello planeta azul y darnos cuenta que vivimos como en un capullo de aire que nos contiene, pues más allá de la atmósfera terrestre, la falta de oxígeno y las temperaturas extremas aniquilarían nuestro cuerpo en un instante. Por tal motivo vemos a los astronautas vestidos con sus trajes espaciales que les aportan lo que la tierra siempre nos ha dado de una manera natural. Sin el entorno, o lo que se le llama el ecosistema terrestre, no podríamos tener vida biológica en el planeta Tierra.

Es de conocimiento de todos que el planeta, nuestro único hogar está enfermo. Y lo que es más triste aún, es que esta enfermedad ha sido ocasionada por la actividad humana, por todos nosotros. De alguna forma irracional nos hemos sentido separados del ecosistema que nos permite la vida y nos comportamos como una célula cancerosa, que come y destruye su propia vida. Somos como los niños en su más tierna edad, que creyéndose el centro del universo, actúan como si sus deseos, caprichos y su limitada comprensión fueran las leyes que rigen el universo.

No podemos decir que por ignorancia estamos dañando al planeta. Es de conocimiento general que nuestra vida tecnológica e industrial está generando los males que debemos detener. Sin embargo, a pesar de conocer muy bien las causas, las seguimos produciendo de una forma irresponsable. Se señalan medidas que se toman a medias y en todo este barullo de eventos la única causa que sale ganando es la económica. Por “razones económicas” no se toman las medidas necesarias para salvar la vida del planeta.

Cada día más y más personas creen que la muerte no es el fin de la vida. Sin embargo, para llevar adelante nuestra evolución necesitamos encarnar, vivir una vida biológica, pues la humanidad como un todo no ha alcanzado todavía su Maestría. ¿Te puedes imaginar lo que sucedería si hacemos inhabitable el planeta? Nos vamos a convertir en los “balseros” del espacio; los terrícolas, que habiendo destruido su planeta, navegan en busca de un nuevo hogar. Pero, ¿quién los va a querer recibir? Siguiendo este ejemplo diríamos que nos van a negar la visa de entrada en todos los planetas. ¿Te das cuenta de lo que esto implica?

¿Crees que el simple conocimiento de algo es suficiente para que se logre la solución? Es obvio que no, pues ya no podemos escudarnos diciendo que no sabemos las causas que amenazan con hacer inhabitable el planeta. El conocimiento intelectual está en una parte de nuestra conciencia, pero el impulso de actuar parece que proviene de otra parte. No hay coherencia entre lo que sabemos y lo que actuamos. ¡Y nos puede costar la vida!

En la actitud diaria, ¿cuántas veces pensamos de una manera y actuamos de otra? ¿Cuántas veces nuestras propias emociones gobiernan nuestra vida y nos encontramos actuando en contra de una decisión tomada con anterioridad? Ha pesar de que nuestra civilización es la civilización del conocimiento científico, hay un área en la que seguimos siendo ignorantes; en el conocimiento de nosotros mismos. Si los psiquiatras son los expertos en el conocimiento de la psiquis humana, y el conocimiento transformara, sus vidas serían ejemplo de armonía. ¿Lo son?

Lo que nos está faltando a gritos es un poco de ECOLOGIA ESPIRITUAL. La ecología es el estudio (Logos = Sabiduría, conocimiento) del entrono (Eikos=lugar donde se habita). Lo que nos está faltando es una comprensión de nuestro propio entorno y las energías que manejamos desde ahí. Así como necesitamos la atmósfera que nos provee la Tierra para vivir nuestra vida biológica, también necesitamos una atmósfera interna saludable para desarrollarnos sentimentalmente.

Así como necesitamos la atmósfera que nos provee la Tierra para vivir nuestra vida biológica, también necesitamos una atmósfera interna saludable para desarrollarnos sentimentalmente. En un hogar lleno de odios e incomprensiones no se puede respirar. Si las aguas de nuestra naturaleza emocional están contaminadas por una cantidad de basura generada siempre por la falta de amor, ya sea a nuestros semejantes o a nosotros mismos, aunque nos bañemos todos los días, por dentro estamos sucios y hediondos y a donde quiera que vamos, dejamos nuestras pestes emocionales, contaminando todo lo que tocamos, incluyendo a nuestros seres queridos.

Si vamos por la vida pesimistas y tristes, con nuestra actitud estamos generando el entorno adecuado para que nos pase todo tipo de calamidades. De la misma manera que el hombre es el responsable del estado ecológico del planeta, lo es también del estado de su entorno individual. Pero no se da cuenta porque el hombre moderno vive hacia afuera. Es un conocedor del mundo que lo rodea y su gran cantidad de detalles sin darse cuenta que ese mundo que tanto estudia cambia de acuerdo a su propia condición interna.

La ciencia moderna nos enseña que el comportamiento de las partículas subatómicas es afectado por la observación que hacemos de ellas. Cada día descubrimos más evidencias de que vivimos en un mundo interconectado, que es como una gran red en donde todo está interrelacionado y, como dijo el físico David Bhom, existe un orden implicado que aunque escapa a nuestra percepción cerebral, no deja de estar vigente siempre. Se ve el universo como un tejido de relaciones dinámicas, autoconsciente y autorregulado. El orden está en la interconexión de todos los procesos subatómicos. La ciencia moderna, abandonando las pretensiones de verdad absoluta, ha comenzado a hacer mapas de la realidad, abriendo su alma al misterio del universo.

Y mientras tanto, ¿qué hace el hombre común? Sigue pensando en términos de la “persona individual” de espaldas completamente a la realidad que ha comenzado a descubrir la ciencia moderna. No hay nada separado. Todo influye en todo. Cada pensamiento, cada sentimiento, al igual que cada palabra y acción, producen reacción en el medio en donde se ejecutan y de esta manera van creando el entorno en donde la “persona individual” se desenvuelve.

Te invito a que hagas un alto en tus actividades y pienses en el entorno de tu hogar. ¿Cómo está el ambiente? ¿Está pesado, amoroso, tenso? Como esté es el resultado de los pensamientos y sentimientos de las personas que lo habitan. Por este motivo, si tú tomas conciencia de este hecho, puedes dedicarte a limpiar el ambiente, haciendo ecología familiar. Una vibración superior siempre domina a una inferior. Entonces, tú puedes emanar lo que se necesita para cambiar la condición ambiental de tu hogar simplemente si te lo propones firmemente y empiezas a traba-jar. Recuerda que la DECISIÓN es fundamental, porque la voluntad, que es la fuerza oculta o implícita en tu decisión, es la energía que mueve montañas. Aquello que quieres ver fuera, primero tienes que producirlo en tu interior. Si quieres que tu hogar tenga equilibrio, entra tú primero en equilibrio. Si quieres un ambiente amoroso, siente amor por todo lo que hay en tu hogar, si quieres comprensión, esfuérzate en comprender a todos los que te rodean.

Para ayudarte en este proceso de ECOLOGIA FAMILIAR, puedes sentarte cómodamente en algún lugar tranquilo y centrarte en tu interior, tratando de ubicar ese sol interno que todos tenemos. Una música puede ayudarte. Utilizando tu imaginación, te colocas en tu corazón y lo ves como un sol resplandeciente. Comienza a respirar en cuatro tiempos. Inhalas, retienes el aire en los pulmones, exhalas y descansas sin aire en los pulmones. Cada uno de estos cuatro pasos va a requerir el tiempo que tu propio organismo te dicte. Poco a poco, y con la práctica verás como estos tiempos se alargan. Pero no le impongas un ritmo. Simplemente suéltate y respira en cuatro tiempos. Aprende el placer de respirar. Entonces comienzas a visualizar que inhalas luz dorada; al retener la luz recorre todo tu cuerpo. Al exhalar visualiza que la luz dorada sale de ti y va por todo el entorno y al descansar, mentalmente repites las cualidades que quieres aportarle al ambiente. Y vuelves a repetir el ciclo tantas veces quieras. Con un mínimo de 5 minutos diarios, por un período de tiempo, que pueden ser de una a dos semanas te sorprenderán los resultados.

Si te parece que la ciudad en que vives no tiene el ambiente adecuado, puedes hacer lo mismo que en tu casa, pero para que sea mucho más efectivo, reúne a dos o tres personas de buena voluntad, y como un equipo de rescate, pueden meditar juntas, haciendo este ejercicio de ecología espiritual.

Es mucho lo que podemos hacer. Pero no basta informarnos de las cosas. Hay que implementar en nuestras actividades cotidianas la limpieza de los ambientes. Si lo haces en tu oficina, crearás ambientes adecuados para trabajar mejor. Si la situación es muy grave, utiliza luz violeta. Impregna los ambientes con este color, es muy poderoso transmutando condiciones difíciles.
Trata siempre de ser parte de la solución y nunca parte del problema. El mundo está en nuestras manos. Limpiemos los ambientes físicos, emocionales y mentales. Y por sobre todas las cosas, no seamos nunca más elementos de contaminación. Vive reverenciando la vida en todas sus manifestaciones y ama a todos por igual.
Por el NUEVO PENSAMIENTO,
Carmen Santiago