Bienvenidos y Bienvenidas...

El Nuevo Pensamiento te da la más cordial bienvenida a este blog interactivo, donde colocaremos las cartas a los grupos, los temas de la Escuela Virtual del Nuevo Pensamiento, referencias Bibliográficas de los Maestros que guían nuestras vidas... en fin, es un espacio para leer, meditar, reflexionar, sobre la trascendencia...

Nuestra página: www.nuevopensamiento.com

sábado, 2 de octubre de 2010

La Verdad es UNA, Carta a los líderes N° 2


La siguiente es la Carta N° 2, que hoy conocemos como Carta a los Grupos, la original, está transcrita en máquina de escribir.

Quise hacer este pequeño homenaje a los inicios de lo que 24 años después sigue siendo un modo de enseñanza, que trasciende no solo en la web, sino que aún llega en papel via correo a las personas que no tienen computadora, ni internet...

Disfrutenla pues me parece que está tan actual como hace 24 años...

Febrero 1986
Carta a Los Líderes N° 2

La Verdad es UNA

El estudio en la Nueva Era, debe estar enfocado dentro de tres conceptos que formarán una base sólida para que el estudiante no se pierda en la densa ilusión del mundo que le rodea. Estos son:

1.- El conocimiento del cristo Interno

2.- El reconocimiento de la ilusión de la manifestación o Maya

3.- La Conciencia de UNO como única realidad.

Toda enseñanza se puede basar en estos tres conceptos y su divulgación debe ser constante y acelerada, ya que la Libertad no es posible sin la Liberación de los patrones mentales que nos atan al mundo de la ilusión. Nunca será repetición el ir sobre ellos, más bien es una disciplina necesaria para la manifestación plena de la Nueva Era, Era de Liberación Espiritual.

El único camino es hacia el centro del propio Ser, que es el centro del Universo, el Punto de Luz Infinita, y es en unión al Cristo Interno que podemos recorrerlo.

Todos aquellos que trabajan bajo la radiación del Palacio del Propósito del Hombre, deben concentrar sus esfuerzos, siempre necesarios, sobre éstos tres puntos, como una nota musical que se repite una y otra vez. La Unidad es la meta que nos permitirá conocer la Verdad que nos hará Libres. Estas son las notas tonales de la Nueva Era y estan representadas en los tres grandes templos del Palacio del Propósito del Hombre. La Unidad en el Templo del Angel Micah, la Verdad en el Templo de Palas Atenea y la Libertad en la Catedral de la Liberación del Maestro Saint Germain, Rey de ésta Edad. He ahí la clave de la misión de la enseñanza de aquellos que estan trabajando bajo la radiación de este grandioso Templo.

La Verdad es UNA y es TODO, y en ella está TODO, que es solo UNO. Busca siempre este mensaje en todas las creencias, movimientos espirituales y religiones existentes, para que puedas señalarlo y asi abrir los canales que permitirán que la energía del conocimiento de la Nueva Era, fluya a las mentes de todos tus hermanos. Esta verdad siempre ha estado presente, lo particular de ésta Era es que sale a la luz sin velos que la cubran, ofreciendo en su seno la Santa Libertad.

Desprende los velos de la ilusión, uno a uno, no importa que al desprenderlos duelan, por estar muy arraigados a tu piel. Cuando te liberes de aquellos que te han dolido más, sentirás en tu ser la frescura del Espacio Infinito que te penetra y no conocerás felicidad mayor. Sigue quitando velos hasta que todo el Universo pase a través de ti y no haya nada que le ofrezca resistencia.

Carmen Santiago

domingo, 15 de agosto de 2010

La Creación Sin Fin


CARTA A LOS GRUPOS
No. 5-97

LA CREACIÓN SIN FIN
Queridos hermanos :
La creación es la historia del amor de Dios. No tiene principio ni fin. Es el Amor manifestado como espacio, como Cosmos, como miríadas de vidas que aparecen bajo el impulso del Gran Aliento Divino.

Creación no significa la aparición de nuevas especies o formas de vida, creación es movimiento, es la vida misma omnipresente en los infinitos planos de la Naturaleza.

Ningún objeto, ninguna criatura, ningún ser, es el producto acabado de la naturaleza. Un universo, un sistema solar, un planeta, un hombre y un átomo son apariciones temporales de la vida en movimiento. Más que cosas somos actos de la vida. La vida no es algo hecho, es algo actuado, siluetas de energía, combinaciones de luz y sombras; luz como energía libre y sombra como energía condensada, o lo que llamamos materia.

La Creación es la danza eterna de la vida y todo lo que podamos filosofar sobre el misterio del verbo creador tiene su analogía en el sonido, en el color y en la forma, que son vibraciones, son número de los no número, son la UNIDAD vibrando como diversidad

El espacio es el concepto abstracto más difícil de manejar por la mente poco familiarizada con el mundo espiritual. Imaginar el espacio se hace imposible para la función lineal y binaria de la mente acostumbrada a relacionarse solamente con los objetos materiales y el mundo de lo nombrado. El ejercicio de la meditación crea condiciones vibratorias en las estructuras del cerebro etérico y en el cuerpo mental que hacen posible saltar el denso muro que nos separa de la realidad espiritual, del mundo de Luz.

El espacio como entidad cósmica femenina es la matriz o velo en el que se envuelve el Infinito Ser, el Dios de Luz y de Amor, Creador del cielo y de la tierra y de todos los universos posibles.

A través de la religión católica se nos representa el Espacio como María, Madre de Dios, símbolo e imagen que nos ha servido para amar lo que la mente no puede alcanzar. Siempre utilizaremos algún símbolo que en su silencio expresa aquello que se encuentra al otro lado del muro mental. La Virgen María representa el mar de materia, la Matriz Universal, el Maya Cósmico, el Gran Femenino, el intermediario del Dios de la Luz. Ella, la María Cósmica, lleva en su vientre las galaxias, los soles, los planetas, las humanidades y todas la criaturas. Su vientre contiene toda la creación. Por esta razón se le llama la Madre Intermediaria y Salvadora que ruega por sus hijos.

La física moderna nos enseña que cada átomo es 99% vacío. Esto es una verdad a medias, porque el vacío no existe y eso que parece vacío en el átomo es el espíritu-luz, la inteligencia organizadora de todo lo manifestado. Estas investigaciones científicas están encaminadas a descubrir la vida misma en su esencia, la luz inteligente que organiza cada arquetipo fecundando su forma.

María, como vientre universal, como intermediaria, que unida a la luz manifiesta los arquetipos de la creación, también se expresa en el microcosmos, en el vientre mismo de un átomo. La ciencia ha descubierto lo que ella llama agujeros negros y nos dice que estos agujeros negros sirven como manifestación para nuevos universos o lo que llaman universos bebés. Todo este conocimiento es aún muy reciente, pero sin dudas nos conducirá a comprensiones mayores, donde la humanidad descubrirá su grandeza y semejanza con Dios.

Vivimos en el vientre de María y es muy posible que toda la densidad de nuestro planeta y su ubicación en el cosmos estén relacionados con una puerta que es como un cuello de un útero cósmico. La humanidad ha encarnado en el vientre de María con la misión de abrir esa puerta para gloria del universo. Las señales indican que estamos rompiendo unas membranas para ver el rostro del Ser que nos ha engendrado. Quizás la misma Virgen esté pariendo un hijo de Dios, del que Cristo fue un arquetipo, que descendió a la Tierra fundiendo su sangre con la humanidad para una nueva alianza. El mismo Cristo nos lo anunció diciendo “COSAS MÁS GRANDES QUE ÉSTAS HARÁN USTEDES”, porque somos herederos de la Luz.

Einstein, ya en la última etapa de su vida, sostenía que cuando el ser humano llegara a utilizar todo el potencial energético contenido en las neuronas de su cerebro, no tendría necesidad de un cuerpo físico, pues sería energía pura esparcida en el continuo espacio-tiempo, siendo entonces conciencia desmaterializada que es una con el todo. Esto nos hace suponer que, quizás, Einstein conocía la forma en que un Maestro existe en el plano mental.
Muchos de los científicos modernos auguran que la humanidad sufrirá un gran estremecimiento al ex-pandir su visión del mundo y de la vida porque la manifestación de la energía y la gravedad no son más que estados de conciencia.
Nos encontramos cruzando el umbral que nos llevará a una transformación muy grande. Estamos rompiendo el velo de la ilusión, estamos a punto de ser paridos a otro mundo. Se nos está dando a luz y tenemos que esforzarnos por nacer. Lo desconocido nos asusta pero la vida siempre nos empuja hacia lo nuevo.

Meditemos todos unidos en cada plenilunio, tomando conciencia del nuevo mundo al que la humanidad tendrá acceso consciente. Los sacerdotes de la ciencia están ejecutando el gran rito en donde Dios nos está dando licencia para crear y la Madre Divina, ruega por nosotros en esta hora, para que todos nos amemos y podamos nacer sanos y salvos al nuevo mundo.

Leonardo Díaz

sábado, 24 de abril de 2010

El Dinero


1ero de Septiembre de 1995

No. 9-95

El Dinero

Queridos amigos:
No en vano se ha dicho que aquellos que en su vida manejan con maestría las energías del sexo y del dinero son Maestros de Sabiduría. Estas energías, que todos los hombres nos vemos precisados a manejar en nuestras vidas, nos someten a las pruebas más duras, nos colocan en difíciles encrucijadas y se convierten en dolor o en alegría de acuerdo a las decisiones que sobre ellas tomamos.


Hoy en día, el dinero influye directamente en la vida de todos y sin embargo son pocos los que se cuestionan su verdadero propósito, es decir, saber para que se creó. El dinero surgió cuando el intercambio de bienes entre las personas por la vía del trueque resultó insuficiente y era necesario obtener una mayor fluidez en la circulación de cosas, bienes y servicios. El dinero se creó para lograr una mayor circulación y un mejor intercambio. En una primera etapa en la historia humana, se utilizó la moneda que representaba su exacto valor de acuerdo al metal con que estaba confeccionada, usándose para ello oro, plata y cobre. Cuando la humanidad logró mayores niveles de abstracción en el plano mental desarrolló el dinero como papel moneda y los equivalentes al dinero, como el cheque, la letra de cambio y el pagaré. Hoy, con las tarjetas de crédito y la utilización de la informática, el nivel de abstracción alcanzado es realmente sorprendente, pero el hecho de haber olvidado el propósito original del dinero nos ha colocado en un riesgo muy grande.


En efecto, los humanos, como aquel inolvidable personaje de Walt Disney en la película FANTASÍA, Mickey, el Aprendiz de Brujo, nos hemos puesto a jugar con las escobas, que en este caso es el dinero, la bolsa de valores, los créditos, las autorizaciones de girar en descubierto, las mesas de dinero y todas las operaciones que permiten generar una gran sensación de omnipotencia y de esta manera hemos olvidado el propósito mismo por el cual el dinero existe. Cuando se desvirtúa el propósito de cualquier forma creada, (y no debemos olvidar que TODAS LAS FORMAS CREADAS TIENEN UN PROPÓSITO), se produce inexorablemente un proceso degenerativo que la lleva a actuar en contra del sistema donde está incorporada y allí comienza a dañar los intereses del sistema mismo, pudiendo inclusive provocar la destrucción total.


Esto es lo que estamos haciendo, cada vez con mayor intensidad, con el manejo del dinero y el resultado es el cada vez más resquebrajado e impredecible comportamiento del sistema financiero mundial en donde una persona, en estado de desequilibrio, puede hacer caer la banca de un país y tambalear las grandes fortunas del mundo. En donde la inflación es incontrolable como fenómeno mundial, y los parámetros con los que medimos el estado saludable o no de una economía familiar, regional o de una nación ya no son confiables porque nos encontramos con casos en que todos los parámetros dan mal y en cambio dentro de esa comunidad se vive bastante bien o, por el contrario, todos los parámetros dan bien y la miseria de esa nación golpea en la cara de los que recorren sus calles.


¿Cuándo fue que empezamos a hacer mal las cosas en relación al dinero? El dinero fue una idea inspirada por la Jerarquía Espiritual para acelerar la circulación, el comercio, el intercambio de cosas, bienes y servicios entre los hombres de la tierra de manera que todos pudieran tener lo necesario para llevar una vida digna; y desde el ángulo interno, producir una aceleración en el intercambio ener-gético humano. Cuando la humanidad aprendió a trabajar en el plano de la mente y pudo en consecuencia trabajar con símbolos y representaciones se autorizó a un grupo de Discípulos para que introdujeran el concepto del papel moneda, es decir, la representación de un valor, para que la circulación fuera más acelerada. Desde el punto de vista de la circulación el papel moneda significaba un avance frente al trueque y a la moneda de metal, porque si el hombre usaba bien este instrumento muchos más seres en el mundo tendrían acceso a mas bienes y el reparto se haría en forma más económica y eficiente.

Como todos los hombres deben cubrir sus necesidades básicas para que puedan expandir su conciencia, los Maestros vieron al dinero como “la materialización del prana” que puede alimentar a todas las formas vivas pero que en sí no es un producto. Nadie resuelve una verdadera necesidad con dinero sino con lo que el dinero puede comprar. Nadie come dinero, ni se viste colocando dinero sobre su cuerpo desnudo, ni ingiere dinero para curarse, el dinero en sí no sirve para cubrir ninguna necesidad esencial. Si de golpe alguien se quedara aislado en un lugar donde estuviera solo sin nada más que una inmensa fortuna, se moriría por falta de agua, comida y abrigo, sin remedio...

El dinero tenía un propósito, un objetivo y un fin iluminado que fue violado el día que alguien aceptó que el dinero podía producir dinero. NUNCA DEBIÓ SER ASÍ. Cuando el dinero produjo INTERÉS se rompió su propósito, su verdadero fin, y empezó a dañar el sistema en donde, para felicidad de todos, había sido introducido. Cuando el dinero, más su interés, volvió a producir dinero, comenzó el disparate. Ya no era el cultivo de la tierra, el trabajo digno del hombre lo que le permitía acceder al dinero sino el dinero mismo. Esta condición no está avalada por nada en el universo, es una ilusión, una especulación humana que en lugar de ser corregida, es aumentada por la aparición de todas las nuevas modalidades en el uso del dinero y así, la simple verdad de que no se puede comer dinero, que la entiende un niño muy pequeñito, se les escapa de la mente a los grandes “cerebros” de las bolsas de valores.

Cada vez que lo que está destinado a circular, como en el caso del dinero, o de la sangre en el cuerpo, o del agua en el planeta, se detiene y se acumula, genera consecuencias de daño impredecibles para el todo mayor del cual forma parte. Si nos damos cuenta de que vivimos en un sistema global, en donde por falta de dinero muchas zonas del planeta están completamente deprimidas y con graves problemas de circulación, en donde los seres humanos están muriendose de hambre, ¿cómo es posible que el dinero se invierta dónde hay dinero y donde falta no llegue? La humanidad se está dividiendo peligrosamente en los que tienen y los que no tienen por la desviación del propósito original del dinero. ¿Puedes imaginarte lo que sucedería en el cuerpo si la sangre ya no quisiera ser sangre y dejara de circular para convertirse en hígado o en riñón? ¿ Y no es eso lo que está pasando con el sistema económico mundial en donde hay grandes capitales acumulados en los Bancos en vez de circular?

En esta hora, para todo trabajador de la Luz, rectificar el uso del dinero es uno de sus más importantes deberes sociales. Cada persona que rectifica el uso de esta energía pránica materializada, a la que denominamos dinero, le imprime una nueva dirección y si muchas personas hacen lo mismo pueden llegar a producir una transformación cualitativa y provocar así una conversión total del sistema.

Hay algunas medidas que podemos poner en práctica inmediatamente:
1. Usar el dinero únicamente para cubrir verdaderas necesidades, ya sean propias o de otras personas.
2. No acumular dinero sino invertirlo en proyectos que redunden en bien de los demás.
3. Tener siempre presente el propósito del dinero, que es el circular, para que pueda cubrir las necesidades de todos porque el propósito de Dios y de todo hombre digno es que lo que está disponible en el planeta sea compartido entre todos, no sólo porque es justo sino porque es lo único que a largo plazo garantiza la supervivencia del sistema en el que vivimos como especie.
4. Agradecer y bendecir todo el dinero que llega a nuestras manos; y todo lo que tengamos disponible, invertirlo inmediatamente en proyectos de bien común.
5. No temer ante el dinero y en especial atrevernos a recibir y asumir la responsabilidad de administrarlo, sabiendo que aún aquello que la ley humana dice que es nuestra propiedad, nos ha sido en verdad dado en administración y en algún momento deberemos responder por el uso que hemos hecho de él.
6. Pedir la máxima iluminación para el uso del dinero porque el Plan Divino necesita que los discípulos mundiales intervengan activamente en todas las áreas de la actividad humana creando fuentes de trabajo y promoviendo las nuevas formas que mejorarán la calidad de vida de todos los habitantes de la Tierra.

Que puedas convertirte en un perfecto administrador del dinero que llega a tus manos para que te conviertas en una fuente de bien para todos. Y que cada uno de nosotros cumpla su parte.

Con amor y por el NUEVO PENSAMIENTO,
Marta Paillet y Carmen Santiago

La Reencarnación


1ero de Agosto de 1995
No. 08-95

LA REENCARNACIÓN

En estos días en que todo el mundo habla de la reencarnación y practica la regresión como una fórmula terapéutica, te invito a que hagamos una serie de reflexiones a la luz del Nuevo Pensamiento.


La teoría de la reencarnación sustenta que no es una vida sino muchas las encarnaciones que tenemos sobre este planeta. Hoy por hoy, el mundo Occidental que no creía en la reencarnación la acepta abiertamente y como consecuencia de este hecho se han levantado toda una cantidad de movimientos que la promueven. La psicología moderna tiene una cantidad impresionante de “datos” que tienden a demostrarla casi como un hecho científico, aunque siempre nos encontramos con aquellos que creen que es algo fantasioso y no científico.


Cuando Occidente “descubre” la doctrina de la Reencarnación se crea como un furor y la mayoría de los que se acercan a ella quieren saber quiénes fueron en vidas pasadas. Se despliega toda una “fiebre” que mas bien parece canalizar los sueños o las frustraciones ocultas de la psiquis humana.

Un gran número de estos recuerdos tienden a identificarse con personajes deslumbrantes. Casi nadie recuerda haber sido una simple sirvienta, o un humilde labrador. ¡Cuánta fantasía puede desplegar el ser humano cuando su imaginación se desborda! Lo sensato es no buscar en el pasado. Te explico el porqué. TÚ ERES EL RESULTADO DE TODAS TUS VIDAS. Tú eres la conciencia que nace en cada encarnación con un cuerpo distinto, con otra personalidad, pero eres tú mismo, no te conviertes en otro. Si quieres saber quién has sido mira tu presente con sinceridad. AHÍ ESTÁ TODO. Eres el resultado de tus vidas pasadas.

No importa que no te acuerdes del personaje que fuiste, no tiene importancia, porque él fue sólo la herramienta que utilizaste en esa encarnación, y una vez se termine, ya no te sirve. Y si comienzas a sacar de tu archivo a tus personajes puede suceder que te ahogues entre ellos y no hagas lo que tienes que hacer en esta vida, lo que te corresponde ahora. Que lo que fue herramienta en el pasado no se convierta en impedimento del presente, Si por casualidad fuiste Reina y ahora eres un ama de casa, ¿crees que el recuerdo te ayudará a realizar los trabajos del hogar con amor? O si tu hijo, en una vida pasada, fue el amante que te traicionó, ¿lo podrías educar bien con ese recuerdo? ¿Te das cuenta de que la Naturaleza es sabia al borrar de tu memoria el recuerdo de tus personajes, para que puedas desempeñarte bien en esta vida? ¿Crees que podrías vivir con el remordimiento que te produciría recordar todos los errores del pasado? Sin embargo, lo que aprendiste, las cualidades obtenidas en vidas pasadas no están perdidas, las trajiste a esta vida como dones, habilidades, tendencias; aunque estés interpretando otro papel. Por eso es mejor no tomar el personaje tan en serio, y de vez en cuando reírnos un poquito de él. Es saludable porque así no nos identificamos tanto con la personalidad, sino más bien con el Alma, con lo Superior. Sucede a veces, que por el personaje, sacrificamos cosas inmortales, imperecederas y mentimos para que él sostenga sus falsos valores. No, no caigas en esa trampa. Busca siempre la conciencia omniabarcante que está en ti, allí está tu verdad, tu realidad, tu luz.

Si te la pasas buscando quién fuiste, te puede suceder lo siguiente. Imagínate que en tu vida pasada estudiaste mucho a un personaje famoso como por ejemplo Abraham Lincoln. Te aprendiste todo lo relacionado con él; leíste mucho sobre su vida y lo estudiaste bien. Te mueres, y al volver a nacer te encuentras que al leer sobre Abraham Lincoln todo te resulta familiar, y hasta sueñas con él. Hay algo en ti que sabe mucho acerca de él. Y entonces, te crees Abraham Lincoln y haces el ridículo. Por eso es que hay cientos de Cleopatras por el mundo, lo mismo que de Napoleones; y de Juanas de Arco, miles...Lo sano es no caer en esas ridiculeces que no conducen a nada, sino que crean un espejismo mayor del que ya tenemos por haberle dado tanta importancia a las cosas materiales.

En cuanto a las regresiones para descubrir quiénes fuimos, tengan o no fines terapéuticos, todas nos conducen hacia un camino de mil vericuetos, porque si alguien recuerda a través de técnicas como la hipnosis, la regresión colectiva, alguna vida pasada, ¿cómo saber que estamos recordando la nuestra y no la del vecino? Te explico. El recuerdo de vidas pasadas es técnicamente la lectura en los Registros Akásicos de lo que en algún momento del tiempo se grabó. Ellos son como una enorme película fotográfica, donde se registran los deseos y las experiencias terrenas de nuestro planeta. Recordar no es mas que la capacidad de “leer” en la memoria, ya sea personal o de la raza; y cuando esa memoria no está asentada en la conciencia cerebral tiene su base en los Registros Akásicos.


Para que te des cuenta de lo complicado de estas lecturas vamos a examinar lo que estos registros contienen:
1. Las experiencias de la vida de todo ser humano, desde el principio del tiempo.
2. Las reacciones a las experiencias de todo el reino animal.
3. El conjunto de formas mentales de naturaleza emocional de todo ente humano, en el transcurso del tiempo. Aquí radica la gran dificultad que conduce al engaño. Únicamente el observador entrenado puede distinguir entre las experiencias reales y los cuadros astrales, creados por la imaginación y el ardiente deseo.
4. Los registros históricos de todas las razas, tanto en el plano físico como en el emocional.
5. Las formas adoptadas del plano emocional bajo la influencia de las fuerzas planetarias y de las constelaciones y signos del zodíaco.
¿Te das cuenta que para poder “leer” o “recordar” hay que tener un buen entrenamiento, porque puede suceder que buscando tu “archivo” te confundas y saques el de otro, o el que otro simplemente imaginó? Muchas veces, en las terapias de regresión el paciente se sana porque ubica la condición aunque suele equivocarse de personaje. Pero puede suceder también que recuerde un acontecimiento que lo afecte muy profundamente y no cuente con las herramientas para resolver el conflicto que esto levanta. Y entonces un problema de la vida pasada se entrona en el presente, creando una enfermedad. Un amigo nos contó que el recuerdo del odio tan grande que sintió por su madre en una vida pasada lo enfermó a tal punto que le ocasionó un cáncer al hígado que eventualmente lo mató. ¿No te parece que con los problemas de la vida presente es suficiente para añadirle los del pasado? ¿Y si de repente, en vez de ser un recuerdo tuyo, es simplemente del vecino y te lo cargas añadiéndole más karma? ¿No te parece terrible esta posibilidad?

Por estos motivos en el NUEVO PENSAMIENTO no te aconsejamos ir al pasado a resolver nada, porque en el presente está reflejada la totalidad de tus vidas con las características que te corresponden en este actual ciclo mundial.

El método de traer a la superficie de la conciencia el problema oculto para su terapia es utilizado por miles de personas, sin embargo la técnica espiritual es totalmente diferente.


“En la técnica espiritual el problema de la personalidad y el proceso de hurgar en el subconsciente son pasados por alto, porque las condiciones indeseables se las considera como resultado de la falta de contacto y control por el Alma. Al paciente se le enseña a apartar sus ojos y consecuentemente su atención de sí mismo, de sus sentimientos, complejos, ideas fijas y pensamientos indeseables, y a enfocarlos en el Alma, la divina realidad dentro de la forma, y en la conciencia Crística. Esto bien podría denominarse el proceso de sustituir científicamente aquello que hasta ahora acaparaba la atención por un nuevo interés dinámico. Este proceso pone en actividad funcionante un factor colaborador cuya energía arremete a través de la vida inferior de la personalidad y arrastra todas las erróneas tendencias psicológicas, complejos indeseables, conducentes a erróneos acercamientos a la vida. Esto eventualmente regenera la vida mental, de manera que el hombre llega a ser condicionado por el recto pensar, bajo el impulso o la iluminación del Alma produciendo . Las antiguas ideas fijas, depresiones y miserias, los viejos deseos obstaculizantes, todo desaparece y el hombre queda libre como Alma y amo de sus procesos vitales”. (Palabras del Maestro D.K., Curación Esotérica, A. Bailey, Pág. 95-96)

Reconoce en todo momento tu divinidad, tu Cristo Interno. Allí está la fuente de luz, el sol en ti. ¿Por qué identificarte con lo sombrío si tienes la alternativa perfecta de mirar la luz?

Por el NUEVO PENSAMIENTO,
Carmen Santiago

miércoles, 14 de abril de 2010

Ecología Espiritual


1ro. de Abril de 1996
CARTA A LOS GRUPOS
No. 4-96

LA ECOLOGÍA ESPIRITUAL

Queridos hermanos:

Para poder vivir es necesario un ambiente que tenga la capacidad de contener la vida. La Madre Tierra nos ofrece el entorno necesario para que nuestra vida biológica se desarrolle normalmente. Es conmovedor ver una de esas películas tomadas por los Astronautas de la NASA en donde podemos apreciar nuestro bello planeta azul y darnos cuenta que vivimos como en un capullo de aire que nos contiene, pues más allá de la atmósfera terrestre, la falta de oxígeno y las temperaturas extremas aniquilarían nuestro cuerpo en un instante. Por tal motivo vemos a los astronautas vestidos con sus trajes espaciales que les aportan lo que la tierra siempre nos ha dado de una manera natural. Sin el entorno, o lo que se le llama el ecosistema terrestre, no podríamos tener vida biológica en el planeta Tierra.

Es de conocimiento de todos que el planeta, nuestro único hogar está enfermo. Y lo que es más triste aún, es que esta enfermedad ha sido ocasionada por la actividad humana, por todos nosotros. De alguna forma irracional nos hemos sentido separados del ecosistema que nos permite la vida y nos comportamos como una célula cancerosa, que come y destruye su propia vida. Somos como los niños en su más tierna edad, que creyéndose el centro del universo, actúan como si sus deseos, caprichos y su limitada comprensión fueran las leyes que rigen el universo.

No podemos decir que por ignorancia estamos dañando al planeta. Es de conocimiento general que nuestra vida tecnológica e industrial está generando los males que debemos detener. Sin embargo, a pesar de conocer muy bien las causas, las seguimos produciendo de una forma irresponsable. Se señalan medidas que se toman a medias y en todo este barullo de eventos la única causa que sale ganando es la económica. Por “razones económicas” no se toman las medidas necesarias para salvar la vida del planeta.

Cada día más y más personas creen que la muerte no es el fin de la vida. Sin embargo, para llevar adelante nuestra evolución necesitamos encarnar, vivir una vida biológica, pues la humanidad como un todo no ha alcanzado todavía su Maestría. ¿Te puedes imaginar lo que sucedería si hacemos inhabitable el planeta? Nos vamos a convertir en los “balseros” del espacio; los terrícolas, que habiendo destruido su planeta, navegan en busca de un nuevo hogar. Pero, ¿quién los va a querer recibir? Siguiendo este ejemplo diríamos que nos van a negar la visa de entrada en todos los planetas. ¿Te das cuenta de lo que esto implica?

¿Crees que el simple conocimiento de algo es suficiente para que se logre la solución? Es obvio que no, pues ya no podemos escudarnos diciendo que no sabemos las causas que amenazan con hacer inhabitable el planeta. El conocimiento intelectual está en una parte de nuestra conciencia, pero el impulso de actuar parece que proviene de otra parte. No hay coherencia entre lo que sabemos y lo que actuamos. ¡Y nos puede costar la vida!

En la actitud diaria, ¿cuántas veces pensamos de una manera y actuamos de otra? ¿Cuántas veces nuestras propias emociones gobiernan nuestra vida y nos encontramos actuando en contra de una decisión tomada con anterioridad? Ha pesar de que nuestra civilización es la civilización del conocimiento científico, hay un área en la que seguimos siendo ignorantes; en el conocimiento de nosotros mismos. Si los psiquiatras son los expertos en el conocimiento de la psiquis humana, y el conocimiento transformara, sus vidas serían ejemplo de armonía. ¿Lo son?

Lo que nos está faltando a gritos es un poco de ECOLOGIA ESPIRITUAL. La ecología es el estudio (Logos = Sabiduría, conocimiento) del entrono (Eikos=lugar donde se habita). Lo que nos está faltando es una comprensión de nuestro propio entorno y las energías que manejamos desde ahí. Así como necesitamos la atmósfera que nos provee la Tierra para vivir nuestra vida biológica, también necesitamos una atmósfera interna saludable para desarrollarnos sentimentalmente.

Así como necesitamos la atmósfera que nos provee la Tierra para vivir nuestra vida biológica, también necesitamos una atmósfera interna saludable para desarrollarnos sentimentalmente. En un hogar lleno de odios e incomprensiones no se puede respirar. Si las aguas de nuestra naturaleza emocional están contaminadas por una cantidad de basura generada siempre por la falta de amor, ya sea a nuestros semejantes o a nosotros mismos, aunque nos bañemos todos los días, por dentro estamos sucios y hediondos y a donde quiera que vamos, dejamos nuestras pestes emocionales, contaminando todo lo que tocamos, incluyendo a nuestros seres queridos.

Si vamos por la vida pesimistas y tristes, con nuestra actitud estamos generando el entorno adecuado para que nos pase todo tipo de calamidades. De la misma manera que el hombre es el responsable del estado ecológico del planeta, lo es también del estado de su entorno individual. Pero no se da cuenta porque el hombre moderno vive hacia afuera. Es un conocedor del mundo que lo rodea y su gran cantidad de detalles sin darse cuenta que ese mundo que tanto estudia cambia de acuerdo a su propia condición interna.

La ciencia moderna nos enseña que el comportamiento de las partículas subatómicas es afectado por la observación que hacemos de ellas. Cada día descubrimos más evidencias de que vivimos en un mundo interconectado, que es como una gran red en donde todo está interrelacionado y, como dijo el físico David Bhom, existe un orden implicado que aunque escapa a nuestra percepción cerebral, no deja de estar vigente siempre. Se ve el universo como un tejido de relaciones dinámicas, autoconsciente y autorregulado. El orden está en la interconexión de todos los procesos subatómicos. La ciencia moderna, abandonando las pretensiones de verdad absoluta, ha comenzado a hacer mapas de la realidad, abriendo su alma al misterio del universo.

Y mientras tanto, ¿qué hace el hombre común? Sigue pensando en términos de la “persona individual” de espaldas completamente a la realidad que ha comenzado a descubrir la ciencia moderna. No hay nada separado. Todo influye en todo. Cada pensamiento, cada sentimiento, al igual que cada palabra y acción, producen reacción en el medio en donde se ejecutan y de esta manera van creando el entorno en donde la “persona individual” se desenvuelve.

Te invito a que hagas un alto en tus actividades y pienses en el entorno de tu hogar. ¿Cómo está el ambiente? ¿Está pesado, amoroso, tenso? Como esté es el resultado de los pensamientos y sentimientos de las personas que lo habitan. Por este motivo, si tú tomas conciencia de este hecho, puedes dedicarte a limpiar el ambiente, haciendo ecología familiar. Una vibración superior siempre domina a una inferior. Entonces, tú puedes emanar lo que se necesita para cambiar la condición ambiental de tu hogar simplemente si te lo propones firmemente y empiezas a traba-jar. Recuerda que la DECISIÓN es fundamental, porque la voluntad, que es la fuerza oculta o implícita en tu decisión, es la energía que mueve montañas. Aquello que quieres ver fuera, primero tienes que producirlo en tu interior. Si quieres que tu hogar tenga equilibrio, entra tú primero en equilibrio. Si quieres un ambiente amoroso, siente amor por todo lo que hay en tu hogar, si quieres comprensión, esfuérzate en comprender a todos los que te rodean.

Para ayudarte en este proceso de ECOLOGIA FAMILIAR, puedes sentarte cómodamente en algún lugar tranquilo y centrarte en tu interior, tratando de ubicar ese sol interno que todos tenemos. Una música puede ayudarte. Utilizando tu imaginación, te colocas en tu corazón y lo ves como un sol resplandeciente. Comienza a respirar en cuatro tiempos. Inhalas, retienes el aire en los pulmones, exhalas y descansas sin aire en los pulmones. Cada uno de estos cuatro pasos va a requerir el tiempo que tu propio organismo te dicte. Poco a poco, y con la práctica verás como estos tiempos se alargan. Pero no le impongas un ritmo. Simplemente suéltate y respira en cuatro tiempos. Aprende el placer de respirar. Entonces comienzas a visualizar que inhalas luz dorada; al retener la luz recorre todo tu cuerpo. Al exhalar visualiza que la luz dorada sale de ti y va por todo el entorno y al descansar, mentalmente repites las cualidades que quieres aportarle al ambiente. Y vuelves a repetir el ciclo tantas veces quieras. Con un mínimo de 5 minutos diarios, por un período de tiempo, que pueden ser de una a dos semanas te sorprenderán los resultados.

Si te parece que la ciudad en que vives no tiene el ambiente adecuado, puedes hacer lo mismo que en tu casa, pero para que sea mucho más efectivo, reúne a dos o tres personas de buena voluntad, y como un equipo de rescate, pueden meditar juntas, haciendo este ejercicio de ecología espiritual.

Es mucho lo que podemos hacer. Pero no basta informarnos de las cosas. Hay que implementar en nuestras actividades cotidianas la limpieza de los ambientes. Si lo haces en tu oficina, crearás ambientes adecuados para trabajar mejor. Si la situación es muy grave, utiliza luz violeta. Impregna los ambientes con este color, es muy poderoso transmutando condiciones difíciles.
Trata siempre de ser parte de la solución y nunca parte del problema. El mundo está en nuestras manos. Limpiemos los ambientes físicos, emocionales y mentales. Y por sobre todas las cosas, no seamos nunca más elementos de contaminación. Vive reverenciando la vida en todas sus manifestaciones y ama a todos por igual.
Por el NUEVO PENSAMIENTO,
Carmen Santiago